María Santísima de la Soledad


María Santísima de la Soledad es una imagen de candelero (1,60 m.) realizada por Francisco Buiza en 1971, que sustituyó a otra que, por fotografías antiguas, se ha situado en la segunda mitad del siglo XIX. Muestra rasgos iconográficos típicos y propios de la advocación de la “Soledad”: gesto de profundo dolor contenido, sereno e interno, pesar exteriorizado con lágrimas que resbalaban por sus mejillas, la forma del entrecejo, la de la barbilla y la boca entreabierta.

 

En 2005 fue sometida a un profundo proceso de limpieza de su policromía y de consolidación de las manos, por parte del joven y reconocido imaginero sevillano José María Leal Bernáldez, seguidor de las técnicas y obras de Buiza. En dicha intervención, gracias a la cual la imagen recuperó todo su esplendor y fisonomía primitiva, se dotó a la misma de un nuevo candelero.

 

Hay que destacar que Leal Bernáldez, ha sido discípulo de grandes maestros de la imaginería sevillana actual, como es el caso de Francisco Berlanga de Ávila, Juan Manuel Miñarro y, principalmente, Sebastián Santos hijo.