Hermano Mayor


ABRIMOS NUESTRO CORAZÓN AL MUNDO

 

Sean todos bienvenidos al corazón de la Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima de la Soledad de Los Palacios y Villafranca. Y lo digo con el mío propio en la mano, porque no podría ser de otra forma. Quisiera en primer lugar agradecer a todos los patrocinadores de esta nueva web que acabamos de publicar porque hacen posible darnos a conocer a todos vosotros y por supuesto a N.H. Fernando Jesús Romero Triguero, quien dirige la diputación de comunicaciones por tan fenomenal trabajo.

 

No es nuestra intención que quede aquí anclada sino que, por el contrario, sea un medio vivo, activo y actualizado para información de todos los hermanos en particular y de quien tenga a bien visitarnos en general.

 

Es cierto que la difusión de todos los cultos y actos de nuestra Hermandad y Cofradía tiene para nosotros una importancia vital, en absoluto queremos quedarnos simplemente con la visión pobre y muy pequeña que nos proporciona los metros cuadrados que hay debajo de cualquiera de nuestros pasos, ni tampoco la efímera visión de representaciones muy vistosas pero, al fin y al cabo, aunque cosas necesarias, ni mucho menos ni las únicas y ni tan siquiera las más importantes. Nuestra Hermandad del Gran Poder de Los Palacios y Villafranca es mucho más rica e inmensa en muchas otras aportaciones que lleva realizando desde hace casi cuatro siglos de su señorial y gran historia. Los casi cuatrocientos años que nos contemplan nos han llevado a nuestros días a intentar, con nuestra razón de ser, evangelizar dando culto público cada Viernes Santo con nuestros Sagrados Titulares en la Estación de Penitencia a la Parroquia Mayor de Santa María la Blanca, pero también con una gran diversidad y riqueza en otros tantos cultos tanto externos como internos que nos enriquecen y nos preparan para ese día tan especial e importante para todos.

 

Las palabras del Señor: “Quien quiera salvarse a sí mismo, que coja su cruz y me siga”, toman verdadera vida en el corazón de nuestra Hermandad y Cofradía en cada uno de sus numerosos cultos preparatorios y cursos de formación, para así conseguir que la Soledad de nuestra Bendita Madre, la Santísima Virgen, sepa de verdad que sus cinco lágrimas no han caído en un terreno árido y estéril.

 

A todos los que nos visitáis, hermanos o no de nuestra Corporación, deciros que en la Capilla de la Aurora tenéis vuestra casa para todo lo que esté en nuestras manos ofrecer y, por supuesto, invitaros a conocer una Hermandad que desea vivir a base de latidos de servicio, esperanza y disposición, por ello, no tenemos más que abrir nuestro corazón al mundo.

 

Bienvenidos seáis todos y un fuerte abrazo.

 

El Hermano Mayor,

Francisco Sánchez Barragán